Absorción, suavidad y comodidad

Absorción, suavidad y comodidad

Los pañales no pueden faltar en ningún hogar con niños pequeños, al menos hasta que ellos aprenden a controlar su cuerpo y sus necesidades más básicas. Antes o después, todos aprenden, pero mientras tanto, deben convivir las 24 horas del día con el pañal, un compañero de viaje, que según los expertos, debe reunir tres características principales: absorción, suavidad y comodidad.

images

Lo más importante en un pañal es su capacidad de absorción y que además esté fabricado en un material transpirable, y también es fundamental que disponga de barreras elásticas ajustables para evitar escapes y proporcionar al bebé una mayor libertad de movimiento. La mayoría de los fabricantes entienden que la máxima a la hora de buscar un pañal de calidad es ‘proporcionar máxima velocidad en la absorción de orina’. Un pañal con un buen sistema de absorción mantiene la piel seca, evitando así irritaciones. Y es que todo está enfocado a proteger la piel del niño “los pañales con loción dermoprotectora ayudan a aislar la piel de la humedad. La loción de la capa superior del pañal es transferida a la piel, formando una barrera de protección contra la humedad y otros agentes irritantes externo.

También le dan importancia a que los pañales también sean flexibles para permitir los movimientos del bebé, para lo cual el pañal debe “ajustarse perfectamente a su cuerpo, para evitar escapes y proporcionar una mayor comodidad en los movimientos.

Por lo tanto, la capacidad de absorción del pañal y su sequedad, así como el cuidado de la delicada piel del bebé, deben ser las prioridades. También es importante valorar la comodidad y la libertad de movimientos que ofrece el pañal, dado que el bebé pasa muchas horas con él y el pañal le acompañará hasta, aproximadamente, los dos años y medio, cuando ya esté preparado para prescindir de él.